La operadora de Infraestructura OHL, firma que se quedó con el contrato para la construcción de la primera fase de Parques del Río Medellín enfrenta un escándalo de corrupción en México.

El supuesto fraude salió a la luz pública por una serie de llamadas entre empleados que se filtraron y que dejaron al descubierto un plan para incrementar las tarifas del Viaducto Bicentenario, una obra para descongestionar el tráfico de Ciudad de México.

Sin embargo la megaobra de la capital antioqueña, que inició el pasado 8 de abril y que  costará 161.000 millones de pesos, sigue su curso, según confirmó Antonio Vargas, gerente del proyecto.

“Lo que pasó en México es asunto de la justicia de ese país.  El contrato del proyecto de Medellín fue seleccionado en una licitación pública y  por ello continúa. El escándalo hasta ahora no tiene ninguna repercusión y las cosas seguirán funcionando dentro de la ley colombiana”, agregó Vargas.

Aunque escándalo le costó a la empresa española la credibilidad y  la caída de sus acciones en un 22 por ciento en el país azteca, Vargas aseguró que la firma tiene el derecho y la obligación de realizar el proyecto en Medellín.

Igualmente añadió que la Interventoría del proyecto,  Interventores Intering, conformado por Interdiseños S.A. e Integral S.A., dos firmas colombianas les da tranquilidad porque tiene mucha experiencia y reconocimiento.

De acuerdo con el diario ‘El País’ de España, el proyecto vial del D.F en un inicio tendría un costo de 261 millones de dólares, pero que se elevó a 653 millones de dólares.

OHL aseguró por medio de un comunicado que sus negocios se ajustan estrictamente a la legalidad y negó cualquier actuación irregular. Asimismo, informó que inició una investigación interna para esclarecer los hechos.

Esta multinacional avanza en la obra del Tranvía de Ayacucho y en 2014 le adjudicaron la construcción de los 144 kilómetros del tramo Río Magdalena 2, de Autopistas para la Prosperidad.

Tomado de DIARIO ADN