Un grupo de familias y aventureros colonos del Oriente antioqueño, comenzó su migración hacia el sur de Antioquia y suroccidente del país a finales del siglo XVIII en busca de tierras cultivables y minas de oro, fundando inicialmente las poblaciones de Sonsón (1797), Abejorral (1808) y Aguadas (1814), continuado el proceso colonizador hasta comienzos del siglo XX en las áreas geográficas correspondientes a los actuales departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío, extendiéndose hasta el norte del Tolima y Valle del Cauca.Este proceso colonizador, conocido como La Colonización Antioqueña, fue uno de los hechos culturales, económicos y sociales más importantes, influyentes y determinantes en la historia y desarrollo de Colombia, a tal punto que estos departamentos y sus ciudades capital, que constituyen la llamada “región paisa”, son unos de los más desarrollados y prósperos del país.

Apéndice Histórico:

El poblamiento de Antioquia se realizó principalmente a partir de dos núcleos: Santa Fe de Antioquia al Occidente, y Marinilla al Oriente, fundadas en 1541 y 1690, respectivamente.El primer núcleo, incentivado por el desarrollo económico predominantemente minero del siglo XVII, fundó en 1675 a San Lorenzo de Aburrá (Medellín), de donde, junto con pobladores del llamado “Envigado Rural” (antes de 1776), partió la colonización de gran parte del Suroeste (inicialmente fundando a Titiribí en 1775, Amagá en 1788 y Fredonia en 1790) y parte del Oriente Antioqueño, el cual se convirtió en otro centro de colonización para el Suroeste de Antioquia y del Viejo Caldas, partiendo de Sonsón (1797), Abejorral (1808) y Aguadas (1814).

Texto: © Arepa Antioquia (Flawer A. Zapata U.)

Lo que dicen los Académicos sobre los Colonos Antioqueños:

“Hace ciento dos años que un grupo de intrépidos colonos de Sonsón y Abejorral empezaron bravamente a descuajar la selva virgen en la rocosa planicie donde hoy está situada la capital de Caldas.

Así se refirió el intelectual caldense, Silvio Villegas, a los antioqueños que en 1849 fundaron Manizales, ciudad que hoy les rinde homenaje con el Monumento a los Colonizadores, una obra de bronce expuesta en la parte más alta del barrio Chipre.

Jaime Londoño, académico de la Universidad del Valle, escribió en ‘El modelo de la colonización antioqueña de James Parsons: Un balance historiográfico’, que en la ‘empresa de caminos’ que fue La Colonización, ‘el primer pueblo fundado en la ruta hacia el sur fue Sonsón (1797)’. Luego se fundaron poblaciones que hoy son parte de Caldas, Quindío, Risaralda, Tolima y Valle del Cauca.

En lo afirmado por Londoño coincide el investigador Diego Andrés Roseelli Cock, quien escribió en el diario Portafolio que ‘Sonsón fue el lugar de partida de la principal y más documentada colonización antioqueña, esa que hizo que fueran paisas tantos pueblos del Viejo Caldas, del Valle y del Tolima’.

Personajes adinerados y reconocidos del municipio como don Lorenzo Jaramillo, fueron esenciales en la financiación de La Colonización Antioqueña. En la década del cuarenta del siglo XIX, partieron de Sonsón los fundadores del pueblo pionero de Salamina, y allí se prepararon para hacer lo mismo en Manizales y Santa Rosa de Cabal. El resto de la historia es conocida”.

Visto en: “Sonsón fue el primero en la ruta colonizadora“.

[Se desconoce el autor y título de la imagen. Se estima que se trata de un montaje a partir de dos fotografías antiguas: Una de un poblado del suroccidente de Colombia fundado y colonizado por antioqueños, y otra de una fotografía de estudio inspirada en la obra “Horizontes” del maestro antioqueño Francisco Antonio Cano]