Ganar, Gustar y Golear.  Esa es la radiografía del juego de esta tarde en el que la Selección Colombia derrotó por 3 – 1 al seleccionado de Ecuador en el primer partido de la Sexta Fecha de la Eliminatoria Suramericana – Rusia – 2018.  Carlos Bacca, en dos oportunidades y Sebastián Pérez, marcaron por el equipo tricolor.

La Selección Colombia de mayores se reencontró con su fútbol este martes. En la cancha del estadio Metropolitano volvieron los goles, el balón a ras de piso, la alegría, las posibilidades de anotar, las sonrisas y el baile…Y también volvió el triunfo: 3-1 claro, que incluso puso ser más abultado, y contundente sobre Ecuador, el equipo sensación de la Eliminatoria Suramericana rumbo al Mundial de Rusia-2018 y que se quedó sin invicto en nuestro país.

La sinfonía futbolística colombiana tuvo como director y maestro a James Rodríguez, quien se echó el equipo al hombro, tocó todos los sones y le puso el ritmo a compañeros inspirados como Carlos Bacca, Sebastián Pérez, Juan Guillermo Cuadrado y Edwin Cardona.

Y así, en un encuentro entre James y Bacca llegó la apertura del marcador. Al minuto 15, el atacante del Milan pisó el área, dominó el balón, confundió a los zagueros ecuatorianos y remató para que se vinieran las palmas y vítores, la emoción desde las gradas del ‘Metro’ y el festejo con baile de los jugadores de Colombia en la gramilla.

Y tras el primer tanto en la candente Barranquilla, hubo un solo de la amarilla. Una opción tras otra: la tuvo James, en tres oportunidades, y el mismo Bacca; pero ahí estuvo Alexander Domínguez, arquero de la visita, para salvar a su equipo.

Pero la ‘función’ de Colombia siguió en el complemento con los mismos protagonistas haciendo lo que se les antojó con el balón en sus pies. Y así llegaron más goles, más abrazos, más festejos…

Centro de Cardona y definición de Sebastián Pérez, uno de los mejores del equipo de José Pékerman, y después se juntaron tres ‘maestros’: balón de James para Cuadrado y un pase suave a Bacca, quien la volvió a meter. Así se forjó el 3-1 a favor de la amarilla, a la que los fanáticos despidieron con aplausos y de pie cuando el reloj marcaba las 5 y 25 de la tarde.

Y es que antes de finalizar el duelo, un tiro libre de Michael Arroyo le sirvió para descontar a los tibios ecuatorianos. Pero ni eso dañó la fiesta.

Jugando casi perfecto y goleando, como le gusta a toda la hinchada colombiana, nuestra Selección dio una gran muestra futbolística y enderezó su camino en la Eliminatoria. Dos triunfos consecutivos para celebrar y retomar la ilusión mundialista. Ahora con 10 puntos el futuro se ve mejor pensando en Rusia-2018.

Fotografía y Texto:  FutbolRed