Cuando Federico Gutiérrez fue elegido alcalde de Medellín, una de las primeras propuestas que lanzó antes de posesionarse era revivir la fiesta del tradicional clásico antioqueño con las dos hinchadas.

Ayer esta propuesta se hizo realidad y se confirmó, luego de reuniones con los presidentes y representantes de los equipos y los líderes de las barras Rexixenxia Norte y Los del Sur, que el próximo 20 de marzo se jugará, luego de un largo tiempo, el clásico con presencia de ambas hinchadas.

Si bien, el equipo que oficie de local realmente se sentirá local porque durante le época de venta de abonos Independiente Medellín logró vender alrededor de 35.000 y Atlético Nacional alrededor de 25.000, los remanentes serán dispuestos al público en general para la venta.

Ahora la tarea de los equipos será disponer de la logística para que sus abonados se sientan cómodos, el desafío para las autoridades será lograr un Clásico en Paz y sin ningún percance.

Amanecerá y veremos.