Nuestro cerro está sufriendo y sus heridas aún están abiertas. El Quitasol ha sido consumido en un 75%, por el incendio de la semana pasada. Las llamas acabaron con un lugar nativo en el que habitaba vida silvestre. (1)

El aire de nuestro querido valle es veneno. Nos ahogamos con la contaminación que nosotros mismos causamos, y son nuestros cerros quienes aún nos defienden y sirven de pulmón al área metropolitana. ¿Cómo es posible que pasemos de largo ante acontecimientos como este, y dejemos la obligación de su cuidado y conservación al gobierno?

Lee también: Medellín se ahoga: El portal web Con La Oreja Roja le dedica hoy unas líneas a nuestra problemática

¿Pero por qué estamos dejándolo padecer solo? Tal vez estamos tan agobiados por el exceso de información, que apenas alcanzamos a registrar lo que ocurre, de una manera superficial, sin detenernos a pensar en causas, consecuencias y efectos.

Recuerda la noticia: Un fuerte incendio se presenta a esta hora en el cerro Quitasol

El Cerro Quitasol:

Localizado en el municipo de Bello – Antioquia, el Quitasol es portador de una inigualable vista y es el más imponente de los cerros tutelares del valle. Este lugar esconde las huellas del camino indígena de la comunidad Cacique Niquía. Una antigua civilización que poseía conocimientos de ingeniería tan sorprendentes, que les permitió construír el misterioso camino de piedra de los aburráes de Niquía; allí se construyo el sitio turístico “La Hacienda Corrales”.

¿Por qué es tan importante?

Dentro de este parque natural, fluyen importantes fuentes hídricas como: la quebrada Seca (afluente del río Medellín), la quedrada La Señorita, el balneario de Los Seminaristas y la laguna de Las Brujas. Por tal motivo, el ecosistema es un ser vivo e independiente; refugio de flora y fauna vital para nuestro valle. Lastimosamente, no se ha valorado lo suficiente por las administaciones gubernamentales y los ciudadanos.

Fuentes hídricas Cerro el Quitasol
Foto cortesía Junior Beltrán

Peligros

Se identifican diversas problemáticas como el crecimiento de la población. La urbanización le vá ganando terreno al cerro, acortando su extensión y afectando el flujo normal en la fauna y la flora del lugar; La falta de concientización en el manejo de residuos dejados por sus visitantes y el descuido del ecosistema pone en peligro este recurso natural, del cuál tenemos la fortuna de disfrutar.

Te puede interesar: La fauna oculta de Medellín

Soluciones:

  • Se requieren medidas gubernamentales con programas de acción continuada, que garanticen ejecuciones y resultados a largo plazo.
  • Medidas de protección para el ecosistema que ayuden a mantener el equilibrio y las subsistencia de las especies que sobreviven en él.
  • Vigilancia y educación para que los visitantes puedan hacer un adecuado manejo de los residuos. Con esto se evitará la contaminación del ambiente e incendios ocasionados por descuido o negligencia humana.

 

Fauna Cerro Quitasol
Foto cortesía Junior Beltrán

Oswaldo Isaza, secretario de Medio Ambiente de Bello, se pronunció al respecto: “Vamos a implementar proyectos en los que venimos trabajando, relacionados con temas como el manejo de residuos orgánicos, viveros para reforestar con especies nativas, cercar zonas de protección en los nacimientos de las quebradas”, dijo. Y señaló que la Alcaldía implementará más campañas de sensibilización,  para evitar que la comunidad provoque este tipo de desastres.

“Vamos a implementar proyectos en los que venimos trabajando, relacionados con temas como el manejo de residuos orgánicos, viveros para reforestar con especies nativas, cercar zonas de protección en los nacimientos de las quebradas”, agregó Isaza y señaló que la meta es sembrar 11.000 árboles con una inversión de más de 200 millones de pesos. (2)

La última y más importante observación: se requieren iniciativas cívicas que promuevan el amor, el cuidado, la protección y el sentido de pertenencia por nuestros recursos naturales. Las acciones nacidas de la voluntad colectiva, son las que finalmente deciden el rumbo que el entorno debe tomar. Es el ciudadano del común, quien ejerce más influencia en su territorio; y por consiguiente, somos nosotros, como seres que nos creemos superiores en conciencia, los llamados a tomar acción a favor de nuestra naturaleza, pues dependemos totalmente de ella.

 

Fuente:

1- noticiascaracol.com

2 – elcolombiano.com

 

Leer también: Más de 30 personas navegaron el río Medellín la mañana de hoy