La perfección no existe y mucho menos en el amor, pero lo que sí se puede conseguir es un amor que llene todos tus sentidos y que se convierta en un “felices para siempre”. Estas son las características que debe tener este tipo de relación.

Entienden los mismos chistes

Tener el sentido del humor es básico, así no hay malos entendidos por bromas que hagan el uno con el otro.

Cero peleas tontas

La madurez es un ingrediente indispensable para poder tener una relación estable y hermosa. Dejar atrás las peleas por todo y por nada, los berrinches y la manipulación.

Equidad

Todo se divide en partes iguales, tareas, derechos, obligaciones, gastos etc. Saber que son un equipo es la clave para mantenerse más unidos que nunca.

Fidelidad por convicción no por obligación

Ser fiel no porque debes serlo sino porque quieres, porque te nace, porque no imaginas dañar a esa persona que tanto amas y porque simplemente tus ojos sólo están sobre ella o él.

Cero pena en la intimidad

El pudor y la pena son amigas de la monotonía. Se aman y ambos pueden compartirlo todo sin prejuicios.

Confianza absoluta

No hay un sólo secreto entre ustedes, saber qué esperar te hace sentir segura. La paranoia destruye al amor.

Aman estar solos

Claro que disfrutan la compañía de la gente, de amigos y familia, pero el momento que más disfrutan es cuando están solitos, esa complicidad y bienestar no se comparan con nada.

Jamás dejan de hablar

No saben qué son los silencios incómodos, siempre hay tema, chiste o chisme.

Sus planes siempre incluyen al otro

Claro que cada uno tiene su vida, pero es imposible hacer planes sin pensar en la otra persona.

Jamás duermen o se despiden enojados

Cuando se enojan no dura mucho, pues no pueden estar separados tanto tiempo y el amor es más fuerte que cualquier disgusto. Pedir perdón no tiene nada de complicado.

Se parecen más de lo que pensaban

Dicen que polos opuestos se atraen, pero siempre es en apariencia, pues al final terminan descubriendo que se parecen más de lo que creían y eso es parte de lo que los mantiene unidos.

No hay día en que no se rían

No pasan un solo día sin reírse, la felicidad simplemente se desborda por los poros.

www.eslamoda.com