6

EL TRANVÍA DE AYACUCHO Y SUS DOS CABLES A PAN DE AZÚCAR Y VILLA TURBAY IMPACTARÁN A 380 MIL PERSONAS

Luisa Ríos, de 25 años, carga en sus brazos a la pequeña María Fernanda. La nena tiene un mes de nacida y su madre ya piensa en el futuro de ambas.

Ella y su hija viven al frente de lo que será la estación Pan de Azúcar de la Línea M de los cables. La bebé abre los ojos y mira a su madre mientras la recién estrenada mamá hace cuentas de lo que será en adelante su vida.

“Trabajo como manicurista a domicilio. Para un servicio en El Poblado tardo hasta seis horas y me gasto más de ocho mil pesos en pasajes”, dice al manifestar que espera con esperanza la terminación del cable, a finales del 2015.

Precisamente, las obras en la parte civil de esta Línea y de la Línea H (Villa Sierra) fueron adjudicadas el pasado 12 de agosto por el Metro. La reconocida firma local Coninsa Ramón H. fue la ganadora de un contrato por valor de $33.282 millones y para un lapso de 16 meses de trabajo en los 1,05 y 1,40 kilómetros de las líneas M y H, respectivamente. Coninsa tiene a cargo también las obras urbanísticas de las dos líneas.

Es decir, el plan es que el sistema de tranvía y cables este operativo a finales del próximo año.

“Espero que con el cable ahorre mucho tiempo para mi niña”, dice Luisa.

Por otra parte, al mismo tiempo la firma Pomagalski construye desde el 25 de febrero las 90 cabinas que integrarán los dos sistemas de cables aéreos. Esta firma además, tiene el encargo de construir las pilonas y todo el componente eléctrico del cuarto y quinto cable que Luisa espera, para mejorar su vida.

Sistema con un acento francés

“Estamos empezando las actividades preliminares en el desarrollo de este gran sistema”, precisa Sergio Acosta Ángel, ingeniero de la Universidad Nacional y jefe de ejecución de proyectos del Metro de Medellín.

El funcionario explicó que con los dos contratos, el de Coninsa y el de la firma francesa Pomagalski, ya todo está listo para las actividades previas de las obras. “Es la parte que no se ve mucho, es la parte de movimiento de tierras, de subestructuras que, aunque no se ven mucho, son fundamentales para las obras”, dice el jefe de ejecuciones.

Los equipos de cabinas y electromecánicos llegarán de a poco para no congestionar los trabajos y a medida que avancen las obras civiles y mecánicas, los equipos europeos arribarán a tierras paisas.

“Están ensamblando la mayor parte de piezas para iniciar en poco la exportación hacia Medellín”, recalcó el ingeniero.

El Tranvía de Ayacucho y sus dos cables a Pan de Azúcar y Villa Turbay, tienen una inversión total de $610.000 millones e impactarán a 380 mil personas.

Por: VÍCTOR VARGAS RODRÍGUEZ

Diario ADN