Hay preocupación entre los ciudadanos de el Peñol y Guatapé debido a la coloración amarilla del embalse.

Aunque la coloración amarilla y verde en algunas zonas del embalse en el Peñol no es un tema nuevo, en los últimos días se ha generado preocupación debido al crecimiento de este y que ya no esta afectando solo al Peñol sino también a Guatapé.

Un habitante del municipio de Guatapé, nos informó que el embalse ha estado sufriendo de contaminación excesiva, hasta el punto que las autoridades ambientales han prohibido algunas actividades acuáticas y la pesca en los zonas más contaminadas.

¿QUE ES LO QUE PASA?

Al embalse se le vierten residuos de agricultura tales como agro-químicos (pesticidas, fertilizantes…), materia orgánica, aguas residuales de ambos municipios; pero, lo que más afecta y ha generado la contaminación son los residuos de agricultura y ganadería. La coloración ha sido persistente en El Peñol desde algunos años, ya que es un municipio esencialmente agrícola, sin embargo, se ha extendido a Guatapé.

Las autoridades ambientales de la zona fueron indiferentes frente a esto sin realizar ningún control o acciones oportunas, hasta tan punto que el problema se acrecentó. Todas las aguas que atraviesan las fincas por canales, así como las de los afluentes, vienen contaminadas con residuos propios de las actividades intensas de agricultura y ganadería, aguas que van a parar a la represa. Cornare y EPM han explicado que estos mismos residuos han generado unas bacterias (cianobacterias) que se alimentan de estos residuos mezclados con el agua del embalse y que produce el color verdoso del mismo. Aunque dijeron que las zonas afectadas solo son del 5% del embalse, los habitantes de los municipios no están de acuerdo y aseveran que las zonas contaminadas son más y que el problema quizá llegue al municipio vecino de San Rafael.

 “Eso solo se veía en El Peñol, como es natural, por su alta actividad agropecuaria, pero lo raro es que llegó a la parte del embalse que corresponde a Guatapé, donde la actividad agrícola es casi nula“. Manifestó el ciudadano que prefirió quedar en anonimato.

Por el momento, están prohibidas las actividades acuáticas en las zonas contaminadas o donde se presentan las manchas. Hay preocupación en la zona porque no se sabe si esto pueda afectar la salud de los habitantes, en tanto Cornare, EPM y la Alcaldía de Medellín no han precisado mayor información. También ha disminuido la pesca, la venta y consumo de pescado, principalmente en El Peñol que es donde se comercializa.