Durante la mañana de hoy jueves 20 de abril un hombre que se movilizaba en un Mercedes GLA fue asesinado a tiros en el sector de Guayabal.

El homicidio se presentó a las 9:25 a.m. en la carrera 52 con calle 25, cercanías al zoológico Santa Fe. Testigos indicaron que hombres que se movilizaban en moto dispararon sus armas con silenciador y huyeron.

La víctima fue identificada como Gabriel Martínez Franco, de 32 años de edad, y originario de Pereira.

Martínez Franco, informó Migración Colombia el 25 de enero de 2016, fue detenido cuando iba hacia Perú, pues en su contra pesaba una solicitud de extradición de Italia y de Venezuela para que respondiera por cargos de narcotráfico. Incluso, Interpol había emitido una circular roja para que fuera ubicado y detenido en más de 160 países. Sin embargo, por hechos que aún no han sido explicados, recuperó la libertad.

El 2 de mayo de 2007 el Gobierno italiano había solicitado verbalmente al colombiano que capturara a Martínez Franco “debido al llamamiento a juicio que profirió el 16 de enero de 2007 el Tribunal Ordinario de Milán, en el que se le formularon cargos por delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes”.

Los hechos por los que Martínez Franco fue incriminado, según un documento de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, sucedieron entre agosto de 2000 y 2001 cuando, “ilícitamente compraron, recibieron, detuvieron, abastecieron y cedieron en Madrid para importar a Italia, transportar con el fin de poner en venta y ceder partidas de cocaína”.

El texto indica que Martínez Franco se relacionó con un hombre reseñado como Arosio y pactó con otro conocido como Frangi el abastecimientro de 8 kilogramos de la sustancia. El mismo documento dice que fue el mismo Martínez Franco quien viajó a Monza (Italia) para negociar los pagos.

En 2008, el gobierno colombiano autorizó la extradición de Martínez Franco a España, país que también lo solicitaba.

La Fiscalía General de la Nación en Colombia había iniciado procesos de extinción de dominio contra varios bienes que estaban a nombre de Martínes Franco.

Algunos de ellos eran lotes en Pereira, cuentas bancarias en Medellín y un local en el segundo piso de un centro comercial del occidente de Medellín.

La vía fue cerrada mientras se adelantan las diligencias de levantamiento del cadáver.