Durante la celebración de unas fiestas en Talavera de la Reina, España, un toro escapó, por lo que la policía local, para detenerlo, tuvo que atropellarlo hasta darle muerte.

Sin embargo, lo más indignante vino después, cuando el torero Sergio Blasco eligió la penosa escena para una selfie, imagen que fue severamente criticada por organizaciones defensoras de los derechos de los animales e incluso por el partido político ‘Podemos’.

- Publicidad -

“Ni respetan a las personas, ni respetan a los animales”, expresó la organización Pacma.

Al escapar el toro embistió a más de un decena de personas quienes tuvieron que ser trasladadas a un hospital, entre ellas un menor de edad.