De nosotros pueden decir muchas cosas malas, pero somos buenas personas y más aún con nuestros amigos. Diferencias entre un amigo normal y un amigo Colombiano

  1. Un amigo normal te ofrece un vaso de agua cuando llegas a su casa después de tanto caminar.
    Un amigo colombiano te ofrece lo que tenga en su nevera. Es más te invita a ir a la nevera para que escojas entre agua, jugo, aguapanela… lo que quieras.
  2. Un amigo normal te presenta a otros por tu nombre.
    Un amigo colombiano te presenta a otros por tu apodo, además de incluir un completo repertorio de tus peores momentos. Como cuando, pasado de tragos, corriste desnudo por la mitad de la Plaza de Bolívar (toda ciudad en Colombia tiene una) o cuando hicieron competencias del eructo más largo.
  3. Un amigo normal te invita a una cerveza.
    Un amigo colombiano te invita a una canasta de cerveza y dos cajas de aguardiente… más la atracada de cocina a media noche, cuando la media olla de arroz viene bien para bajar la ebriedad.
  4. Un amigo normal saca a bailar a una desconocida porque le interesa, justamente, “conocerla” un poco más.
    Un amigo colombiano, en una discoteca, saca a una chica a bailar –con o sin intenciones de conquista-, pero también para que su grupo de amigos “fraternicen” con el otro grupo de amigos y así armar una gran fiesta entre todos.
  5. Un amigo normal te invita al cine o a una cena de celebración por alguna ocasión especial, y después de la velada se despide con un qué bueno que pasamos, hasta la próxima.
    Un amigo colombiano te invita a ti y a todo tu combo para que llegues a la sancochada, chicharronada o fritanga. Te dará a elegir qué película ver y por si fuera poco te llenará la taza de palomitas. Y nunca se sabe… quizás la noche termine al ritmo de salsa o reggaetón. Cuando se despida, como si no hubiera sido suficiente, insistirá con ánimo: qué chimba, la pasamos de lo mejor. Hay que repetirla: ¿por qué no vienen mañana y la seguimos?
  6. Un amigo normal tiene la confianza para decirte “arréglate un poco” cuando el ojo para la moda te falló, o estás en pantalón de sudadera sin haberte bañado por tres días.
    Un amigo colombiano primero te crítica y te deja por el piso diciendo cosas como “¿qué te pasó?”, “¿Estás enfermo?”, “¿Qué es esa cara de culo?”, y recién después termina con un ¡Arréglate!
  7. Un amigo normal se come su paquetico de mecato o golosinas medio a escondidas…
    Un amigo colombiano reparte a todos los que están presentes de su mismo paquete. Si hace falta, compra más, cosa que nadie se quede viendo mientras unos comen y los otros aguantan hambre.
  8. Un amigo normal te dirá en qué paradero esperar al bus.
    Un amigo colombiano, cómo mínimo, te acompaña hasta el paradero y espera el bus contigo. En lo posible, te lleva a destino. Si no tiene carro, pide el favor a sus papás o a algún conocido, especialmente en las ciudades más grandes a las cuales uno visita por primera vez.
  9. Un amigo normal te llamará por tu nombre en la esquina de cualquier calle, y si no logra que lo escuches, te timbrará al celular.
    Un amigo colombiano gritará tu apodo o silbará tan duro como se lo permitan los pulmones, de manera que todos puedan ver de quién se trata y quedes por un momento en ridículo.
  10. Un amigo normal te pregunta “¿puedo llevar más gente a la fiesta?”.
    Un amigo colombiano se aparece con otros diez a la fiesta sin haber avisado nada y te los presenta como si fueran amigos de toda la vida, aún si no conoce el segundo nombre de la mitad. Eso sí, llegan con Ron, cervezas y hasta guitarra para cantar.
  11. Un amigo normal te da posada un par de días en el sillón de su casa.
    Un amigo colombiano te presta un cuarto, te presta una copia de la llave, te presta todo lo que haya en su cocina para comer y cuando te vas a ir, dice apenado: “¿tan pronto?