Hay millones de perros en situación de calle esperando un milagro para que su vida cambie. Si tienes la fortuna de haber adoptado un peludo, sabrás que tu vida jamás volverá a ser la misma y que nunca sabrás quién salvó a quién. Si quieres integrar a una mascota a tu vida, no dudes en adoptar, comprar sólo fomenta el maltrato. ¡Salva una vida!

1. Jamás volverás a estar [email protected]

Nunca volverás a sentirte [email protected], siempre estará a tu lado dándote una hermosa sensación de seguridad y amor.

2. Te preguntas: ¿Cómo es que he vivido sin ti todo este tiempo?

Ahora que está en tu vida, no puedes más que preguntarte: ¿Por qué he estado sin ti todo este tiempo?  Ya no concibes estar sin él, la vida simplemente se volvió mil veces mejor.

adopted

3. Tu alma se estruja al pensar todo lo que ha pasado en la calle.

Ya sea que haya pasado meses o años en la calle, no puedes dejar de pensar cómo es que sobrevivió sin tu amor y tus cuidados. Tu alma se estruja al pensar que hay más perros que siguen sufriendo afuera.

4. Nunca volverás a ser indiferente.

Una vez que te das cuenta de la realidad no vuelves a ser indiferente, quieres que más perros tengan la vida que tú le estás dando al tuyo.

adopted2

5. Su bienestar es tu prioridad.

Doctor, comida, paseos, juguetes, camas, etc. Tu objetivo es que él tenga una hermosa vida.

6. Ahora conoces el amor incondicional.

Ahora sabes qué se siente que alguien te ame incondicionalmente, que no le importe tu apariencia, si tienes o no dinero, él sólo quiere amor y cuidados. Además él te regresará mucho más a cambio.

adopeted3

7. Tu despertador se vuelve obsoleto.

Aunque pongas la alarma, él te despertará segundos antes para que lo saques a hacer pipí. Jamás te volverás a quedar dormido.

8. Estás más [email protected]

Sus travesuras te mantienen activo, además que los paseos se vuelven la parte divertida de tu día.

adopted3

9. No puedes hacer planes sin pensar en él.

Si vas a salir de vacaciones tienes que pensar en quién lo cuidará o si lo puedes llevar contigo, ya no puedes irte así nada más. Te conviertes en una persona mucho más responsable y empática.

10. No imaginas tu vida sin tu peludo.

Yo tengo dos perritas adoptadas y simplemente no puedo ni quiero imaginar mi vida sin ellas, son invaluables, son mi familia. ¡Lo mejor que me ha pasado en la vida!

adopted5