Alrededor del consumo de bebidas alcohólicas se han creado infinidad de leyendas que los médicos se encargan de desmentir cada cierto tiempo.

Estas son algunos de los errores más comunes a la hora de hablar del consumo de alcohol:

Una copa de vino al día es saludable

Lo cierto es que aunque mucha gente crea que es así nunca se ha demostrado científicamente. Los expertos afirman que una copa de vino tinto diaria ayuda a bajar el colesterol en las personas adultas, pero lo cierto es que hay ciertas excepciones a esta recomendación. Como, por ejemplo, que no se padezca diabetes, hepatitis, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, gastritis, úlcera o insuficiencia renal.

Mezclar diferentes tipos de alcohol hace que “suba más”

La cantidad de alcohol que circula por la sangre después de haber consumido una cantidad determinada de licor es lo que determina la alcoholemia. Mezclar bebidas que tengan diferentes contenidos alcohólicos no alcoholiza más, aunque sí puede originar malestar de estómago.

Beber solo los fines de semana no es malo

Lo cierto es que el daño que inflige el alcohol depende de la cantidad, la rapidez y la frecuencia en su consumo. Cuantos más días expongamos nuestro organismo al alcohol más lo perjudicaremos.

El alcohol afecta a las células del cerebro

Un consumo moderado no destruye las células del cerebro, es más, se asocia al desarrollo cognitivo. Pero el exceso de alcohol sí perjudica a las membranas que recubren el cerebro llevando a la pérdida de memoria y autocontrol.

Comer antes de beber hace que “suba menos”

La comida puede absorber el alcohol en el flujo sanguíneo, lo mismo ocurre con algunas vitaminas recomendadas para evitar la embriaguez. De la misma manera, tomar agua es el único método para disminuir la resaca ya que ayuda al organismo a procesar el alcohol.

La resaca se quita con cerveza

En realidad lo que hace la cerveza cuando la tomas al día siguiente de haber bebido es desarrollar la resaca porque esta comienza cuando los niveles de alcohol empiezan a bajar hasta cero. Al ser la misma causa que produjo la intoxicación, agrava la situación de nuestro organismo.

Es bueno hacer ejercicio al día siguiente

No es recomendable hacer ejercicio después de haber bebido por la deshidratación que sufre nuestro organismo. Los expertos aconsejan no realizar ninguna actividad en la que sudemos en exceso hasta que el cuerpo se haya recuperado. Lo recomendable es tomar bebidas hidratantes y agua.

Una copa de vino ayuda a dormir mejor

Puede que te duermas antes pero también te despertarás con más facilidad. Según un estudio de 2013, el alcohol afecta al sueño en la fase de movimiento ocular rápido haciendo que tu descanso se pueda ver interrumpido a la mínima.

Con un café y una ducha te recuperas

Nada puede evitar que pases por el proceso de eliminación del alcohol. Según los expertos la cafeína puede incluso empeorar tu situación ya que es un estimulante y esto hará que estés más despierto pero no menos ebrio lo que te haría ser más temerario.

La cerveza produce barriga

Puede hacerlo pero únicamente si la consumes en exceso. Si tienes la conocida como “barriga cervecera” está claro que hay algo que debes quitar ya que te estás pasando en el consumo de calorías, pero no tienen por qué ser necesariamente las de la cerveza.