Algunos de estos estudios profundizan más en la cuestión y aseguran que hacer el amor con asiduidad puede ayudar a curar determinadas enfermedades. Los especialistas coinciden a la hora de destacar los beneficios de mantener relaciones íntimas, al menos, dos veces a la semana.
Los expertos apuntan a que hacer el amor de manera periódica ayuda a que nuestro organismo libere inmunoglobulina, un anticuerpo que nos protege de infecciones y otras enfermedades. Por eso, las relaciones placenteras pueden convertirse en el principal analgésico de la población.
Los beneficios afectan a todo nuestro organismo. Por eso, la práctica de intimidad se puede traducir en beneficios en nuestra salud mental, circulación de la sangre, incontinencia, musculatura, etc.
A continuación, detallamos una serie de enfermedades que podrían curarse haciendo el amor de manera periódica.

#1 El Corazón

La práctica habitual de la intimidad es un aliado fundamental para el buen funcionamiento de nuestro corazón. Según, los expertos dicen que ayuda a reducir el riesgo de infarto y otras dolencias cardíacas.

#2 Dolor de Cabeza

Hacer el amor puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza, gracias a la liberación de oxitocina y al aumento de las endorfinas. Estas hormonas ayudan a que nuestro cuerpo y nuestra mente se relaje de forma natural.

#3 Antidepresivo

Hacer el amor ayuda a mejorar nuestra autoestima, por lo que es un antidepresivo de los más efectivos.

#4 Insomnio

La práctica continuada de placer previene el insomnio. El efecto relajante del orgasm0 ayuda a liberar tensiones y favorecer el sueño posterior al acto íntimo.

#5 Incontinencia Urinaria

Hacer el amor con normalidad será fundamental para luchar contra la incontinencia. Al realizar el acto íntimo se fortalece la pelvis y se evitan así las odiadas pérdidas de orina.

# 6 Gripe

En épocas de gripe hacer el amor es la mejor vacuna. La producción de anticuerpos se dispara durante el placer, por lo que contamos con un potente antiviral.